jueves, 8 de noviembre de 2012

Mariano González de Sepúlveda


La familia Sepúlveda, nuevos sistemas de acuñación  y la Escuela de Grabado.


La fabricación de moneda es una de las industrias más antiguas que se conoce.
Los artistas grabadores preocupados por conseguir un producto los más bello y perfecto posible  ponen todo su interés en la técnica de acuñación y el perfeccionamiento de los utensilios.

Desde el siglo XVII en Francia se acuñaban las monedas con prensas de volante y en España un siglo más tarde,  esto requería la utilización de mejores y más cantidad de troqueles para acuñar moneda.
En esta evolución podemos nombrar a tres personas destacables, el Grabador Jean-Pierre Droz el ingeniero mecánico philippe Gengembre y el introductor en España de esta tecnología el grabador Mariano González de Sepúlveda.

Mariano González de Sepúlveda

La principal idea de todo esto era dejar de fabricar una moneda sin forma como en los anteriores siglos y fabricar una moneda digna y difícil de falsificar. Todo esto consistía en que todos los cuños que se utilizasen en su fabricación fuesen lo más iguales posibles entre si.
Fue el grabador  general  Tomás Francisco Prieto  quien consiguió dar forma a un proyecto para unificar las matrices de las que se obtendrán todos los troqueles de todas las casa de moneda españolas, peninsulares y de ultramar, la creación de una “ Escuela de Grabado”,  que junto con los alumnos y Prieto llevaron al frente una empresa colosal.

El sucesor de Tomas Francisco Prieto fue Pedro González de Sepúlveda, que fue el principal de sus alumnos. Pedro apoyado por su amigo omnipotente Godoy pone en marcha un proyecto aun más innovador;   Crear un establecimiento independiente de la Casa de la Moneda de Madrid, allí se fabricaran como decía su antecesor las matrices y punzones que se enviaran a todas las casas, donde los talladores particulares de cada una de ellas se encargarían de completar los troqueles.  

Tomás Francisco Prieto  


Para llevar a cabo todo este proyecto era necesario mandar a dos técnicos al taller de Jean-Pierre Droz en parís  para que se formaran en los métodos más punteros de reproducción de troqueles,  uno de ellos fue “ Mariano  González de Sepúlveda”.

Mariano  González de Sepúlveda nació en Madrid el 8 de Septiembre de 1774. Su padre Pedro González de Sepúlveda un joven de treinta años estaba empezando a mejorar a la sombra de su suegro, el grabador general  Tomás Francisco Prieto, que lo había incorporado a la Escuela de Grabado creada por él en la casa de la Moneda de Madrid.

La formación de Mariano fue rápida, consiguiendo enseguida diversos premios, gracias por un lado al empuje de su padre y por otro al escaso interés que despertaba el grabado en hueco entre los jóvenes.  A los diecinueve años obtuvo el premio de grabado en hueco que concedía anualmente la Real Academia de San Fernando, y con veintiuno en 1795 ya era académico de mérito , había estudiado geometría, arquitectura y perspectiva.

El 11 de Abril de 1797  Mariano  González de Sepúlveda salió hacia París con una pensión de 12.000 reales anuales más 6000 reales como ayuda para el viaje,( la mitad de lo que ganaba su padre como grabador), concedido el 26 de marzo por el gobierno español para perfeccionar el grabado en hueco junto al artista Jean-Pierre Droz.


El 21 de Agosto partía también para París junto con Agustín de Betancourt, Antonio Malacuera, con 10.000 reales de sueldo más los diez diarios que cobraba entonces y 5000 de ayuda para el viaje. Malacuera era limador de la Casa de la Moneda de Madrid desde 1772 en la que había sido contratado para ayudar a Tomás Francisco Prieto, nació en Gárgoles de Abajo, Guadalajara y fue un destacado ebanista durante sus primeros años. Pedro aconsejaba a su hijo que estuviese siempre atento a las ideas de Malacuera.

Agustín de Betancourt ,( personaje clave en la Europa del siglo XIX, como ingeniero, constructor e inventor, nació en el Puerto de la Cruz, Tenerife), habria tenido un papel importante en la propia iniciativa del envío de mariano a Paris.


Agustín de Betancourt
 La estancia de Sepúlveda en Paris fue de seis años y aparte de perfeccionar su arte se instruyo en la mecánica, aprendiendo con la ayuda de Malacuera todo lo relativo a la construcción de las prensas de volante que había inventado el grabador ingeniero La Chaux-de-Fonds, y en todo lo relativo en la multiplicación de troqueles. A partir de 1801 se dedico además al aprendizaje de la estereotipia que después introduciría en España.

Fue el discípulo más aventajado de Droz. Junto a su padre dio los primeros pasos para la fundación del Departamento de Grabado y construcción de Maquinas para la Moneda.

En realidad el control sobre la actividad y progresos de Mariano en Paris, fue su padre Pedro.

Su padre Pedro tenía muy claro lo que se necesitaba en Madrid y por tanto lo que Mariano tenía que aprender por encima de todo. Le aconsejo que apuntase todo y utilizase un cuaderno, le pedía un minucioso plan de trabajo.

 En agosto de 1801 la Junta de la Real Academia Española solicito a Pedro Cevallos primer secretario de estado las gestiones para la importación del método de la estereotipia. El día 4 se hizo cargo de ello a Fernando de la Serna Santander, cónsul en Paris y conocido de la familia Sepúlveda, inmediatamente se pensó que el propio Mariano sería la persona adecuada para aprenderlo.  Con este motivo, el 16 de diciembre se le comunico la ampliación del plazo de su pensión y se le aumentaron sus honorarios en 5000 reales de vellón.

Se conocía con el nombre de estereotipia a la realización de impresiones tipográficas por medio de planchas en vez de  bloques de tipos móviles, como se hacía en la invención de Johannes Gutenberg.

A principios de febrero de 1802 con ocasión del envío de las medallas que había realizado  en 1801 con el nuevo volante, Mariano adjunto la solicitud a Carlos IV de ser nombrado segundo grabador general y honorario de cámara para ayudar a su padre que ya tenía 58 años.  El 7 de febrero se emitió el nombramiento solicitado con un sueldo de 17.000 reales de vellón.

A su regreso a Madrid el día 22 de febrero de 1803 Mariano solicitaba al ministro Cevallos que el volante de sistema Droz que estaban a punto de llegar a Madrid fuera instalado de acuerdo con los deseos de Godoy, en un sitio espacioso y seguro, con buena luz y por su situación local  de recibir a Su Majestad, para que sea testigo de sus operaciones.
Una vez en Madrid se construyeron unos hornos para la multiplicación de troqueles y una maquina de abrir roscas . El sitio elegido para su instalación fue unas dependencias del palacio de Buen Retiro y se pensaba llamar al establecimiento Casa Real de Medallas  o Real Casa de la Moneda de Medallas.

En un escrito a Cevallos Mariano insistía en que el director del organismo debía ser el grabador general, en ese momento su padre, Pedro, debería estar directamente a las ordenes del propio ministerio de Estado, evitando las intromisiones de jefes subalternos que por falta de conocimientos en las artes no sirven nada más que para interrumpir las ideas del artista.

Cinco días más tarde contestaba el primer ministro al padre y al hijo por separado, en sentido afirmativo a todo lo referente a la instalación de las maquinas, incluyendo la dependencia a él, lo que quería decir que se dejaba de lado al superintendente de la Casa de la Moneda de Madrid que en ese momento era Manuel Laso, cuya relación con Pedro no era excelente.

Al final las maquinas no llegaron a instalarse en el retiro.

En marzo de 1803 aparecen noticias del interés por varios edificios disponibles para albergar el departamento de Grabado y Maquinas, finalmente fue uno que se encontraba en la Carrera de san Francisco numero 1. En Abril se reconocía como buen edificio por parte de Mariano y Juan de Villanueva, arquitecto mayor de palacio.

El 3 de mayo de 1803 Soler comunica oficialmente a Pedro la posesión del edificio , el día 8 de junio recibió todas las llaves y el dia 16 empezó el traslado de enseres.  El día 28 de junio se produce el traslado de la pieza del volante.

Tras la visita de algunos altos funcionarios del ministerio el 17 de febrero y del propio ministro Soler,  el Departamento estaba preparado para una visita real, que tuvo lujar el 24 de julio de 1804.     El rey llego junto con el príncipe de la Paz, el conde Altamira y los capitanes de guardias,  se fueron muy contentos de su funcionamiento y se les regalaron monedas doradas a los jefes de Palacio.  ( Ese día se les dio día libre a todos los oficiales y operarios y sueldo doble ).

Mariano estuvo favorecido entre 1800   1808 por Godoy , cuyo padre José Godoy  era paisano y valedor de Pedro González de Sepúlveda.



Manuel Godoy

Por fin durante el verano de 1805 una vez publicada la normativa legal pertinente y contratado el personal y los alumnos de grabado, el Departamento está en marcha y en disposición de enviar a Godoy unas muestras de piezas corrientes elaboradas allí junto con algunas quejas acerca del tratamiento de que están siendo objeto los Sepúlveda y en especial Pedro, por parte de los responsables de la Casa de la Moneda, ( La Casa de la Moneda se había hecho cargo de este departamento incluido todos sus gastos y  el salario de Mariano el cual llevaba sin cobrar desde su regreso a Madrid ).
Una vez montado el Departamento en septiembre de 1805, Mariano consigue un permiso para ausentarse de Madrid durante cuatro meses por un dolor en el pecho, esa prorroga se alargo hasta finales de septiembre de 1806, en ese periodo de tiempo se traslado a Paris donde podría conocer las últimas novedades en la técnica de acuñación de las nuevas prensas diseñadas por Philippe Gengembre. Posiblemente el dolor en el pecho fuese una escusa para aprender la nueva técnica, ya que aun contaban con el apoyo de Godoy.

Busto de Philippe Gengembre

La guerra y los cambios inesperados del reinado de Fernando VII impidieron que el sistema de Gengembre no pusieran en marcha hasta 1833.
Durante el régimen de José I encontramos el nombre de Mariano González de Sepúlveda, a actividades no relacionadas con el Departamento de Grabado. En 1810 Mariano aparece nombrado como uno de los tres directores del - Conservatorio de Artes y Oficios – que pretendió establecer el rey José I, os otros dos directores eran José María Lanz y Bartolomé Sureda.
Mariano recibió un titulo por parte de José I, como grabador, “ chevalier de l’Ordre Royale d’Espagne”, esto influirá en que Mariano tuviera que exiliarse a finales de 1813, donde ejerció como grabador durante unos años.

Tanto el padre como su hijo Mariano recibieron por parte de algunos de sus enemigos, o más bien envidias, una denuncia en la que se acusaba a Pedro de tener colocados a todos sus hijos en el Departamento, y de haber grabado cuños para monedas a nombre de Manuel I rey de las Indias. La derrota de Napoleón y la restauración borbónica en España represento para Pedro un autentico calvario, que en 1813 tenía 69 años.

La actitud hacia Pedro González de Sepúlveda del superintendente interino de la casa de la Moneda de Madrid tras la evacuación de los franceses, Cristóbal de Ilarraza, era insoportable, todo por cuestiones políticas y por llevar el control del Departamento de Grabado.

En marzo de 1814 Pedro fue relevado de su cargo y sustituido por Félix  Sagau, uno de sus discípulos. Pedro solicito estar en su cargo los pocos días que le quedaban de vida,  y morir con el honor debido a un artista que a vivido siempre dedicado al trabajo de la patria.  A pesar de todo y contando de no verse abandonado, por orden del ministerio de hacienda se le manda recibir las matrices de la Casa de Moneda de Sevilla para uniformar la moneda en la de Madrid.

      Tras ese duro golpe Pedro falleció el 17 de mayo de 1815.

En 1817 mariano intentó ser rehabilitado en el puesto de su padre como segundo grabador sin conseguirlo, a pesar de contar con importantes personas a su favor, como el del grabador general en funciones Félix Sagau.

Mariano tenia gente en su contra, pero también las tenía a favor, como el ayudante de grabado José Macazaga, que según informaba , Mariano había salvado de las bayonetas francesas todas las artes en la Casa Fabrica de Porcelana del Buen Retiro, guardándolo en la Real Academia de las Nobles Artes, y había contribuido a impedir que el convento de las Salesas se convirtiese en hospital militar. Todos estos comentarios le favorecían.

Mariano contaba con la tramitación de solicitud de sus derechos en el testamento de su padre. El juez que lleva el caso Martin de Gartañaga manda al superintendente de la Casa de la Moneda de Madrid, Manuel Ortiz que verifique la información aportada por Sepúlveda a cerca de sus servicios en la Casa, a su vez lo pasa al contador, Mariano de la Pedrueza para que informe. Dicho informe resulta favorable para Mariano, a quien le califican de mero artista.

También contaba con el certificado de buena conducta del capitán general de Aragón.
La posición de Mariano en los años del Trieño Liberal era la de realizar su trabajo lo mejor posible gobierne quien gobierne.  También hay que decir que en 1808 había permanecido en Madrid y eso le ocasiono graves consecuencias, durante 1823 también permaneció en Madrid lo que dio una apariencia de lealtad al gobierno fernandino que quizás no fuera real. El hecho es que su figura se revalorizó en estos años de ilusión constitucional.

El 18 de octubre de 1820 fue nombrado director del Departamento de Grabado de la Imprenta Nacional, y le fue adjudicado un sueldo de 15.000 reales. Este departamento se cerró a finales de mayo de 1823.

En marzo de 1822 elaboro y entrego un informe a la Comisión de Artes de las Cortes sobre la fabricación de moneda en España. Se remontaba a la época de la reforma de la moneda española en tiempos de Carlos III y Tomas Francisco Prieto y cuando tuvo la necesidad de ir a Francia  junto a Jean-Pierre Droz, para aprender los conocimientos necesarios de la maquinaria sobre la fabricación de los troqueles.


A partir de entonces, empezó a trabajar  el 3 de junio de 1823 como director interino del Departamento de grabado de Moneda, tras obtener su purificación por haberse mantenido en Madrid durante la etapa del Trienio Liberal, pero habiéndose resistido a seguir al gobierno revolucionario hacia Andalucía.  Además se opuso a la destrucción de todo aquello que no podía ser trasladado a Cádiz. Tanto él como su padre eran partidarios de Godoy por cercanía personal, y en cuanto al gusto hacia lo francés lo eran más por su oficio que por la ideología.  De lo que no hay duda es que eran ilustrados.  

Mariano sustituyo a Félix Sagau de manera semejante a como éste había sustituido a Pedro en 1814. 

Antigua Casa de la Moneda inaugurada en 1864, situada en lo que son los actuales Jardines del Descubrimiento.
La anterior ceca  fue fundada por Felipe III en 1613 en la calle Segovia Nº 23 y acuño moneda hasta 1864. Enrique IV fundo una anterior casa de moneda en Madrid, en una ubicación hoy desconocida, pero fue clausurada por los RRCC en 1497.


El 31 de diciembre de 1824 Mariano González de Sepúlveda era grabador general de los Reinos, honorario de Cámara de S.M., director del Departamento de Grabado y Máquinas de las Reales Casas de Moneda y vocal de la junta de fomento.

El 8 de noviembre de 1830 a los 56 años Mariano culmina su carrera de servicio público recibiendo los honores de intendente de Provincia ( era una especie de delegado de hacienda ) con un sueldo de 30.000 reales, pero aun continuaba siendo grabador general.
En 1833 por fin se empezó acuñar moneda corriente con virola segmentada por el sistema de Gengembre y con su modelo de sistema de volante. Todos los troqueles elaborados durante 1828 y 1832 resultaron inservibles a causa del fallecimiento de Fernando VII.

En 1834 se caso con una sobrina suya, Bibiana Siles y tuvo dos hijas . 

Mariano González de Sepúlveda falleció en Madrid a las 8 de la noche del 11 de enero de 1842 a los 67 años, siendo todavía director del Departamento de Grabado.

Aconsejo ver este interesante video de la acuñación de moneda del Departamento de Grabado. Reportaje de TVE la 2.


Bibliografia consultada: Numisma 2010 edición anual.( Mariano González de Spúlveda.
Reportaje de TVE la 2













No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada