martes, 20 de noviembre de 2012

Primeras acuñaciones en plata, 20 Reales " Leyenda Monarquica"



 PRIMERAS ACUÑACIONES EN PLATA.
              “Leyenda monárquica”

En 1833 se producen tres hechos, muere el Rey Fernando VII, se produce el primer levantamiento Carlista en medio de una fuerte epidemia de Cólera y Javier del Burgo impone en España la moderna división en provincias.
El 10 de abril de 1834 y tras la muerte del rey el 29 de septiembre de 1833, el 3 de octubre de ese año se hizo público su testamento, en el que nombraba a su viuda, María Cristina de Borbón, Gobernadora del Reino durante la minoría de edad de su hija Isabel II, instituyéndose un Consejo de Gobierno que habría de asesorarla y que se encargaría de realizar la transición liberal. Los liberales pedian el regreso a un régimen, que continuase las ideas de la Constitución de Cádiz de 1812.

La reforma, dirigida en primer término por Cea Bermúdez y más tarde por  Martínez de la Rosa, no restablecería la Constitución de 1812, pero sí abriría el paso a una nueva constitución, el Estatuto Real de 1834.


El Estatuto Real fue una constitución flexible, breve e incompleta. De tan sólo 50 artículos, que regulaban la organización de las Cortes, sus funciones y sus relaciones con el Rey, no recogía ningún título dedicado a la Monarquía ni a sus Ministros y, sobre todo, no contenía una declaración de derechos fundamentales del ciudadano. Es decir, una dejación voluntaria de poderes por parte de la Corona, que se vio obligada por las circunstancias a transferirlos a otros órganos.

Durante esta etapa de reformas, en 1834 sale a circulación la primera moneda de 20 Reales a nombre de Isabel II.

Isabel II, María Cristina y la infanta Maria Luisa Fernanda

Estas piezas de plata de los primeros años de su reinado con leyenda “Monárquica”  circularan junto a las piezas de cobre en maravedís,  se sumarán a la modernidad y utilizarán como única moneda de cuenta el real de vellón.
Como ya vimos en las primeras monedas acuñadas en cobre, el cambio más importante que veremos en las monedas de plata será que las leyendas aparecen ya en castellano.
 Esta será la única novedad hasta la trascendental reforma de 1848.

Creo conveniente empezar hablando sobre la moneda de 20 Reales, para luego ir hablando de los valores más bajos.
Sabemos que un grave problema político, pero también monetario, fue el carlista. La guerra civil iniciada por la no aceptación por parte de Don Carlos de la sucesión en la persona de su sobrina, Isabel II, supone el uso de la moneda como arma propagandística y financiera. Obviamente, la cuestión bélica impidió efectuar una reforma en mayor profundidad del sistema monetario. La guerra marcó la prioridad en los esfuerzos de los gobernantes. Su fin posibilitó que se fueran dando los primeros pasos hacia una reforma que definiese un nuevo sistema monetario.

 España mantenía un sistema monetario prácticamente igual al de época colonial, además el precio de la plata en el mercado internacional era creciente y eso agravó la situación porque ahora también afectó a la plata extranjera, que comenzó a huir del mercado español y se convirtió en objeto de especulación.

Los tipos, su heráldica  y leyendas monetarias son siempre el reflejo de la concepción del poder que tiene el emisor, de la legitimidad que quiere transmitir a sus súbditos y a los otros estados, de la soberanía que ejerce o de territorios que
desea reivindicar. Todo ello dentro del marco de un documento económico que se convierte en el mejor portavoz de los ideales del poder. En este caso los cambios son  porque se desea informar de un cambio político (acceso de un nuevo soberano al trono).

Como ya sabemos, el rey apostaba por los liberales, sus tradicionales enemigos, para que apoyaran la sucesión de su hija. Por ello en esta extraña acuñación, que muchos consideran solamente una prueba, se cambia ligeramente el contenido político de las leyendas, ahora escritas en castellano, aunque se mantiene todo el resto de la simbología (rey por la Gracia de Dios, rey de España y de las Indias, y en el canto Dios es el Rey de Reyes), pero el retrato se ha humanizado, el valor aparece en reales de vellón (como en el Trienio Liberal) y el Toisón aparece en la moneda de plata más importante (Duro), todo ello parece un claro indicio del futuro.

Sobre el nuevo diseño de el duro de plata diseñado en 1833, es decir la pieza de 20 reales de vellón, que no  llegaron a circular  posiblemente por terminarse durante la última enfermedad del rey,  hay que decir que estos mismos tipos y leyendas de los 20 reales de vellón serán los utilizados oficialmente en las primeras acuñaciones de Isabel II.

 Esta nueva moneda y diseño de Fernando VII con valor 20 Reales, realizado por Mariano González Sepúlveda que en 1827 fue diseñada, muestra la urgencia del gobierno por disponer de las nuevas monedas.


                                            Diseño de la Moneda muestra 1833, Fernando VII   


Moneda cedida por el compañero Eddy
20 Reales 1833 " M - DG "

Las Marcas Técnicas, se colocan en la leyenda de reverso, bajo el escudo y en sentido contrario a la leyenda principal, para que puedan ser identificadas rápidamente. Sólo aparecen la marca de la Casa de la Moneda de Madrid (M coronada) y las siglas D.G, que corresponden a José Duro Garcés, nombrado en 1833 ensayador primero de la casa de la Moneda de Madrid, ( de donde salió esta moneda de prueba ) siendo destinado como ensayador en el Real Departamento de Grabado.( José Duro Garcés fue nombrado Ensayador  mayor el 29 de octubre de 1850, Ensayador mayor del Reino el 29 de octubre de 1851, y falleció el 30 de agosto de 1855).

Leyenda Monarquica 1834, Ceca "M" - Madrid.
D.G. ( Departamento de Grabado ).

Como podemos ver las primeras monedas de Isabel II ya muestran  algunos cambios con respecto a las tradicionales de época anterior, pero son similares a las de la última “acuñación” de Fernando VII, se abandona el uso del latín, ligado a los períodos anteriores y al absolutismo, por el uso del castellano, era una muestra del inevitable nuevo rumbo político de la Monarquía. Son momentos en que la Reina Gobernadora necesitaba defensores y llamó al liberal Martínez de la Rosa a presidir el gobierno (enero1834).
En general el abandono del latín en las leyendas monetarias es algo propio de todas las revoluciones liberales desde época de la Revolución Francesa, recordemos que las monedas realizadas durante el reinado constitucional de Luis XVI llevaban las leyendas en francés y fueron el modelo a seguir en toda Europa.

En cuanto a la tipología,  vemos el retrato de la reina niña.



                     20 Reales 1834, Madrid “M” – NC          



         20 Reales 1835, Madrid “M” – CR  


20 Reales 1836, Madrid “M” - CR


El signo de valor se colocaba a derecha e izquierda del escudo ( valor * - Rs.).
De esta manera la nueva pieza nos muestra esos deseos de cambios tranquilos y controlados desde el poder, aunque manteniendo intacta la autoridad real y la religión, pero sin cerrar la puerta a reformas administrativas dirigidas a mejorar el funcionamiento burocrático y el nivel de vida de la población.



Escudo cedido por el compañero “ Lanzarote”.


 En el Reverso de estas monedas  Isabel II fue continuista, en el sentido de que la tipología, mantenía la de las piezas castellanas cuya circulación se había extendido a toda la Península desde época de Felipe V. Es decir, el escudo de armas que aparecía en la gran mayoría de las piezas era el cuartelado de Castilla-León, con la granada en punta y el escusón de Borbón-Anjou en su centro, que tradicionalmente se conocía como escudo abreviado de España, (el Toisón de Oro, que recordemos era hasta entonces una marca distintiva únicamente de la moneda de oro, pero que ya había aparecido en la plata de esta forma en la “última acuñación” de Fernando VII,1833 ).
Leyenda monárquica (“REYNA DE ESPAÑA Y DE LAS INDIAS “). ( Como podemos ver la palabra “reyna” va con “Y” ).

En el Anverso podemos ver a Isabel II en sus primeros años de  niñez, este busto será  utilizado  oficialmente en las primeras acuñaciones de Isabel II en distintos valores. Con leyenda “ ISABEL 2ª POR LA GRACIA DE DIOS”.


                    En el canto,      "DIOS ES EL REY DE LOS REYES".

Año de acuñación, 1834.1835. 1836. ( únicamente en la ceca de Madrid ).

Peso: 27 Gramos  
Plata 902 milesimas.
Grabador: Mariano González de Sepúlveda.

Ensayadores y ceca:
1834 -   Ensayador: NC - Antonio Rafael Narváez y  José Luis Castroviejo
1834 - . ( DG ) - según distintas opiniones estas iniciales significarían  “Departamento de Grabado” o bien serian las iniciales de  “José Duro Garcés.
José María de Francisco  nombra a José Duro Garces con sus iniciales “DG”, como las iniciales del ensayador marcadas en la moneda de 20 reales de la ceca de Madrid, ( en el apartado de  arriba lo podemos ver ).

1835 –  Ensayador: CR - José Luis Castroviejo y Francisco Rodríguez
1836 –  Ensayador: CR - José Luis Castroviejo y Francisco Rodríguez


               Real de a ocho antiguo = 20 Reales de Vellón =  680 Maravedís = 30 Sueldos








Bibliografia; José María de Francisco Olmos. (PROPAGANDA POLÍTICA EN LA MONEDA DE LOS BORBONES)

La última acuñación de Fernando VII (1833). Imagen documental de una nueva realidad política.
Fotos de la subasta de Aureo y Calico “ Anastasia de Quiroga”





3 comentarios:

  1. Excelente trabajo e imágenes. Como me gusta ésta moneda...

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada Javi. Conseguir una moneda de este tipo es un reto para muchos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que os guste esta entrada y lo principal que sirva de ayuda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar