domingo, 21 de abril de 2013

Navío Reina doña Isabel II

















Veo interesante poner alguna entrada no relacionada con la numismática de Isabel II, pero si dentro de su reinado, por eso en este caso tratare un tema curioso como son los “navíos de la época “, empezaremos esta serie de Navíos con el que lleva su nombre, el “ Navío Reina doña Isabel II”. 




Tras el desastre de Trafalgar, la Real Armada española había quedado reducida a tres fragatas de línea. Isabel II haciendo caso a dos de sus consejeros reactivó la fuerza naval elevándola a la cuarta potencia mundial con barcos modernos, potentes, fuertemente artillados, blindados y construidos en astilleros nacionales y extranjeros. El buque insignia de la nueva flota sería el "Numancia", fragata blindada cuyo final no fue digno de su brillante servicio a la Armada Española.



El 19 de noviembre de 1850 se aprobó la puesta en grada en La Carraca ( Cádiz ) uno de los últimos grandes navíos de vela. 



Botándose el 13 de octubre de 1852.
Entregado el 23 de noviembre de 1853.
El Reina Isabel II costo 3.590.446 reales
Con un peso de 3450 toneladas.
En un primer momento tenía 65 cañones, después llevaría 86.
Las dimensiones de su casco eran; 218 pies de eslora, 58 pies de manga, 28 pies y 9 pulgadas de puntal y  29 pies de calado.
Preparado para una tripulación de 887 hombres.
Propulsión a vela.
Velocidad, 7 a 8 nudos.
Desplazaba 3.841 toneladas.



En 1857 se pasa el navío al mediterráneo, para ir a Mahón, zarpa de Cádiz el 28 de enero llegando la mañana del 8 de febrero al puerto de Mahón.

El 12 de mayo de 1857 zarpa de Cádiz con destino la Habana, donde desembarcaron unos 1.500  hombres el 25 de junio, ante una posible intervención en México. El “reina Isabel” hizo este viaje acompañado de el bergantín Pelayo,  la fragata Bailen y el vapor de ruedas “ Francisco de Asis”, salió de la Habana el 17 de abril de 1859, llegando de regreso a Cádiz el 24 de mayo.

El navío  Reina doña  Isabel , también participo en la guerra de África en 1859, al mando del brigadier don Blas García de Quesada.
El 6 de enero de 1860 formo parte del bombardeo de la fortaleza de Tetuán. El 25 de febrero bombardeo Larache, donde el navío Reina doña Isabel fue alcanzado por 8 balazos en el casco.



El navío “Rey don Francisco de Asís”, participo en el viaje que la Reina Isabel II, hizo en Alicante y Valencia el veinticinco de mayo del año de 1858, que acompañaba toda una escuadra al mando del ministro de marina, general don José María de Quesada y compuesta por los buques siguiente:



"Francisco de Asís", navío de 84 cañones, 900 tripulantes, y su comandante el brigadier don Ramón Mª Pery.
- " Isabel II", fragata de 20 cañones, 355 tripulantes, su comandante el capitán de fragata, don Juan Bautista Lazaga.
- " Perla", fragata, de 16 cañones, 323 tripulantes, su comandante el capitán de fragata don Ramón Topete.
- " Corzo", pailebote, de 4 cañones, 44 tripulantes, su comandante el teniente de navío don Eduardo Álvarez Estrada.
- " Lince", falucho, de 2 cañones, 51 tripulantes, su comandante el teniente de navío don Mariano Balbianai.
- " Petronila", fragata, de con motor de 300 caballos, 37 cañones, 398 tripulantes, su comandante el capitán de fragata don José María Beranger.
- " Isabel la Católica", corbeta, con motor de 500 caballos, 300 tripulantes, su comandante -sin datos-.
- " Pizarro", goleta, con motor de 350 caballos, 6 cañones, 141 tripulantes, su comandante el capitán de fragata don Jacobo Macmahón.
- " Lepanto", goleta, con motor de 200 caballos, 2 cañones, su comandante el capitán de fragata don Juan Soler Espiauba.
- " Santa Isabel", goleta, con motor de 210 caballos, 4 cañones, 97 tripulantes, su comandante el teniente de navío don Abdón Acebal.
- " Piles", goleta, con motor de 150 caballos, 4 cañones, 70 tripulantes, su comandante el teniente de navío don Ricardo Durán.
- " Liniers", goleta, con motor de 120 caballos, 2 cañones, 74 tripulantes, su comandante el teniente de navío don Diego Méndez Casariego.


También estaban presentes en la revista que precedió al embarque de la Familia Real, la fragata de guerra francesa "Impetueuse" y la británica "Curlew", que también fueron visitadas.


En el viaje hacia Valencia la Nave Real iba a ser en el viaje el navío "Francisco de Asís", decorado dignamente y se habían formado habitaciones ajustadas a la necesidad.

Tres estaban destinadas a doña Isabel, descanso, tocador y dormitorio, y contiguo a éste el del Príncipe de Asturias. El Rey tenía a su disposición otros tres departamentos: despacho, tocador y dormitorio, quedando sala central de recibo y antecámara comedor.
 El color carmesí predominaba en el cortinaje, asiento y alfombras; los muebles, variados y ricos, rompían la uniformidad, siendo de efecto ligero y simpático los de maqué y paja del camarote del Príncipe. Lucían en la cámara principal los retratos de SS. MM. entre espejos y jarrones magníficos de porcelana y las vidrieras de color puestas en las puertas de comunicación con el balconaje de la popa, daban pasó a una claridad tenue, agradable a la vista.

El vapor "Isabel la Católica", dando remolque al navío, rompió la marcha, siguiendo las dos fragatas de vela, también remolcadas; los demás buques en formación y las fragatas británica y francesa en la retaguardia, avanzaban con marcha verdaderamente majestuosa, a razón de seis millas por hora, que era lo que podía obtenerse de aquella suma heterogénea de barcos, con la mar llana y el tiempo estival, propicio a la comitiva distribuida entre ellos.




En el año de 1860 La Reina quiso visitar las isla Baleares, cosa que no la había hecho ningún rey desde don Carlos I y como dicen las crónicas en aquellas islas sólo se les conocía por el busto de las monedas.

En 1860 el navío “Reina doña Isabel II” se habilitó como buque escuela de cabos de cañón y marinería.

En 1862 se instalo en el navío una academia de música.
En junio de 1867 fue desarbolado y convertido en pontón, a si permaneció 19 años. Ya en 1886 estaba a la espera de ser vendido, y en agosto de 1887 se hundió por si solo. En 1889 fue vendido para su desguace.

No fue un barco muy activo para lo que fue construido, casi siempre viajaba a remolque de un vapor, y lo que mas realizo fue viajes de negocios de la reina.
Cuando este barco fue construido ya se empezaban a construir barcos de vapor, lo cual se quedo anticuado.

 Navío de línea español Reina Isabel II, fue el penúltimo de los navíos de línea fabricados en España y último en servicio.





Navío de línea Isabel II en 1862, puerto de Cartagena, fotografía de Charles Clifford


Mas información sobre el navío en: 
http://vidamaritima.com/2009/05/d-ramon-aunon-villalon-y-el-navio-reina-dona-isabel-ii/






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada